• Montessori San Jose
  • Montessori San Jose
  • Montessori San Jose
  • Montessori San Jose
  • Montessori San Jose
  • Montessori San Jose
  • Montessori San Jose
San Jose Escuela Montessori

Afiliado a la "Association Montessori Internationale"

Nuestros Ambientes Montessori

Contamos con un ambiente de “Comunidad Infantil” y dos ambientes de “Casa de niños”.

Nuestros ambientes de trabajo son agradables y bonitos e invitan al trabajo y la concentración. Son ambientes muy sencillos, que ayudan al niño a estar en paz consigo mismo y con los demás. Se arreglan de tal forma que el niño se sienta a gusto, y pueda moverse libremente, como en su casa.

Comunidad Infantil

La Comunidad es un lugar ó espacio intermedio entre la casa y la escuela. Su objetivo es responder a las necesidades de lenguaje, movimiento, orden y refinamiento de los sentidos del niño pequeño de 1 a 3 años de edad, de acuerdo a la pedagogía de María Montessori.

Comunidad Infantil Montessori Colegio Montessori Regina Escuela Montessori Regina

Hacer click en las imagenes para agrandar

Al preparar el ambiente para una Comunidad se consideran varios aspectos para proporcionar al niño un ambiente física y psicológicamente seguro, en donde se sienta respetado, aceptado y libre para el movimiento, dándole al mismo tiempo la oportunidad de realizar actividades entretenidas e interesantes que le ayuden a crecer y desarrollarse.

Comunidad Infantil Montessori Colegio Montessori Regina Escuela Montessori Regina

Hacer click en las imagenes para agrandar

De acuerdo con la mente concreta del niño, las actividades que se le presentan en la Comunidad son a través de materiales.


Casa de Niños

La “Casa de Niños” es un ambiente preparado para niños de 3 a 6 años. Es un espacio de trabajo pensado en función de sus necesidades, donde tendrá oportunidad de vivir experiencias de aprendizaje significativo con materiales y actividades que despertarán su deseo natural por aprender y lo llevarán de la mano hacia el desarrollo de la lecto escritura, mente matemática y áreas culturales.

Casa de Niños Montessori Colegio Montessori Regina Escuela Montessori Regina

Hacer click en las imagenes para agrandar

También es un ambiente física y psicológicamente preparado para fomentar el desarrollo de la autodisciplina y la autoconstrucción de la personalidad.

Comunidad Infantil Montessori Colegio Montessori Regina Escuela Montessori Regina

Hacer click en las imagenes para agrandar

Al igual que en la “Comunidad infantil”, los niños trabajan con materiales concretos que la Guía irá presentando a cada niño de manera personal y se colocan en muebles a su alcance para favorecer la independencia, la responsabilidad y el orden.

En los ambientes de trabajo tenemos toda la gama de materiales de desarrollo necesarios para ofrecer al niño la oportunidad de explorar, tocar, mover, descubrir y finalmente desarrollar alguna habilidad o aprendizaje.

Los materiales se organizan dentro del área de trabajo en 4 áreas principales:

Vida Práctica

Colegios Montessori Colegios Montessori Colegios Montessori

Propósito General

Por medio de la repetición constante de ciertos movimientos, el niño fortalecerá sus músculos, perfeccionando su coordinación y obteniendo confianza en una destreza particular. Usando las inclinaciones naturales del niño, se estructuran varios ejercicios para el salón de clases, que ayudan a satisfacer su necesidad por efectuar una actividad con propósito. Para estos ejercicios, se utilizan objetos familiares para el niño, como: botones, cepillos, trastos, agua y muchas otras cosas que un niño reconoce de sus experiencias en el hogar.

Mas información...

Propósitos Exteriores

Cuidado personal, cuidado del ambiente, desarrollo y control de movimientos, balance, inhibición de movimiento, desarrollo de relaciones sociales.

Propósitos Interiores

Concentración, independencia, orden, desarrollo de la voluntad, autocontrol, respeto, desarrollo de la inteligencia y normalización.

Áreas a Trabajar

  • Cuidado de la persona
  • Cuidado del ambiente interior y exterior
  • Movimiento
  • Expresión artística
  • Gracia y cortesía

Estos ejercicios deben seguir ciertos criterios:

  • Tienen que ser presentados
  • Debe haber análisis del movimiento
  • Deben estar físicamente proporcionados al tamaño del niño
  • Deben ser psicológicamente apropiados, lo que significa que deben ser un reto para el niño, dependiendo de su edad, y no un obstáculo que hará al niño sentirse frustrado, pero tampoco tan fácil porque le causará aburrimiento

En vida práctica se deben tomar en cuenta 4 aspectos:

  • 1.- Preparación del ambiente, salón y materiales
  • 2.- Orden: la guía necesita planear como se va a organizar todo el ambiente, todo necesita estar en orden, en las repisas, en los materiales (el material debe estar en perfectas condiciones), en las relaciones, tiene que ser un ambiente predecible no sólo con las cosas del ambiente sino también en su relación con el adulto. Esto significa que la guía no puede estar contenta un día y otro enojada tiene que ser una relación muy sencilla y amorosa. El orden del ambiente responde al período sensitivo del orden
  • 3.- Rol de la guía
  • 4.- Limites. Tomar en cuenta los 4 limites de libertad y disciplina:
    • a) Interés colectivo.
    • b) El conocimiento precede a la acción (no pueden tomar ningún material que no le haya sido presentado).
    • c) Uso adecuado del material.
    • d) El material esta limitado.

El niño encuentra algo muy especial en estas tareas que el adulto puede encontrar ordinarias, como lavar platos, pelar vegetales, y pulir los zapatos. Estos ejercicios apasionan al niño porque le permiten imitar a los adultos. La imitación es una de las fuerzas más poderosas en los primeros años del niño.

Varios ejercicios de Vida Práctica requieren el uso de agua, que naturalmente fascina a los niños. Llevar agua en una jarra y verterla en una tina pequeña, ayuda al niño a perfeccionar su coordinación. Cuando el niño se concentra en una actividad como lavar una mesa, se van desarrollando sus períodos de concentración. También aprende a poner atención en pequeños detalles conforme va siguiendo la secuencia del ejercicio. Finalmente, aprende buenos hábitos de trabajo cuando al terminar cada ejercicio tenga que regresar todo su material a su lugar antes de que pueda empezar otra actividad.

Aunque los ejercicios de la Vida Práctica parezcan sencillos y ordinarios, forman una parte muy importante del programa Montessori. Cada uno de los ejercicios ayuda al niño a perfeccionar su coordinación, para después trabajar con materiales más complejos en las áreas académicas. Sin concentración y atención no hay aprendizaje. El niño aprende a efectuar ejercicios que le ayudan gradualmente a ir extendiendo sus períodos de atención en determinada actividad.

^arriba

Sensorial

Colegios Montessori Colegios Montessori Colegios Montessori

Propósito General:

El área sensorial ofrecerá al niño la oportunidad de interpretar su mundo inteligentemente refinando sus sentidos durante el periodo de vida entre de la infancia, cuando hay una natural inclinación por perfeccionar los sentidos, debido al período sensitivo del refinamiento de los sentidos. Esto permite al niño distinguir y clasificar sus impresiones a través del trabajo con objetos científicamente diseñados que se agrupan juntos de acuerdo a alguna cualidad física que poseen, como: color, figura, tamaño, sonido, textura, peso, temperatura, etc. que le permiten al niño descubrir su ambiente por medio de sus sentidos de una manera clara, significativa e inteligente.

Mas información...

Aéreas a trabajar:

  • Gusto
  • Vista
  • Oído
  • Olfato
  • Tacto
  • Actividades estereognosias
  • Juegos de Memoria

El área sensorial permite al niño:

  • Ejercitar su poder de observación para convertirse un observador muy preciso
  • Prepara al niño para las exigencias o demandas de la vida ya que adquiere conocimiento exacto

Los materiales sensoriales en el aula Montessori ayudan al niño a estar alerta a los detalles que se le ofrecen; primero sensaciones muy contrastantes, tales como rojo, azul, y después varias sensaciones graduadas, como diferentes tonalidades de azul. El material le ayuda a conocer lo que es rojo y azul, a entender el concepto de azul, y finalmente a reconocer el color azul.

Cada material sensorial aísla una cualidad definida, como color, peso, forma, textura, tamaño, sonido, olor, etc. Cada uno de los materiales enfatiza cada cualidad en particular, disminuyendo o eliminando otras diferencias.

Un niño pequeño puede permanecer sin conmoverse al recibir impresiones sensoriales de su medio ambiente. Lo que él necesita no son más y más impresiones, sino la habilidad de entender lo que está percibiendo. Los materiales sensoriales Montessori ayudan al niño a distinguir, categorizar y relacionar la nueva impresión con las impresiones recibidas previamente.

Este proceso es el principio del conocimiento consciente. Este se alcanza cuando la inteligencia trabaja concentradamente en las impresiones producidas por los sentidos.

Algunos de estos materiales y ejercicios son:

"La Torre Rosa"

El tamaño en tres dimensiones se le presenta al niño con la Torre Rosa. Es una serie de 10 cubos graduados en tamaño: desde un centímetro al cubo hasta diez centímetros al cubo. Todos los cubos son iguales en color, forma y textura. Para que el niño trabaje con este material, debe distinguir los diferentes tamaños y construir una torre, empezando por el cubo más grande y terminando con el cubo más pequeño en la punta. El material tiene en sí mismo su control de error porque si el niño coloca los cubos en el orden incorrecto, se nota inmediatamente y hasta puede ser que la torre se derribe.

"La Escalera Café"

La Escalera Café le presenta al niño la diferencia de tamaño en dos dimensiones. En un grupo de diez prismas con una misma longitud de veinte centímetros, pero su ancho y altura varían de un centímetro a diez. Otra vez, el niño tiene que colocar los prismas en la graduación correcta, formando una estructura en forma de escalera. Con este ejercicio, la guía introduce el concepto de grosor usando los términos grueso – más grueso; delgado – más delgado; con los prismas correspondientes como ejemplos.

"Las Barras Rojas"

Las Barras Rojas ayuda al niño a reconocer las diferencias en tamaño en una sola dimensión – longitud. El niño debe colocar las barras en su secuencia correcta: de la más corta que mide 10 centímetros de largo, a la más larga, que mide un metro. Este ejercicio es parecido a los anteriores; el niño puede controlar su propio error por medio del material. También ayuda a la guía a presentar los términos corta – más corta, larga - más larga. Este material proporciona al niño una base sensorial para aprender a contar cuando empiece con Matemáticas.

"Los Frascos de Olores"

Este material consiste en dos grupos de frascos con tapaderas removibles. Los frascos son idénticos con excepción de las substancias que contienen. Uno tiene canela, otro menta, otro café, otro clavos, etc.; cada uno de los frascos tiene una fragancia diferente. Las substancias están dentro de cada frasco, cubiertas por una tapadera perforada para que el niño las pueda oler sin verlas o sentirlas. Cada frasco del primer grupo tiene un compañero idéntico en el segundo grupo.

El niño combina los pares oliendo cuidadosamente cada uno. La guía usa este ejercicio como una oportunidad para aumentar el vocabulario del niño enseñándole los nombres de las substancias que huele.

Como ejercicio paralelo, los niños huelen gotas de líquidos como perfume, vainilla, y vinagre. Muchas guías extienden este ejercicio haciendo que los niños huelan flores que se encuentren en el medio ambiente. Algunos niños llegan a identificar las flores oliendo sus fragancias únicamente, teniendo los ojos vendados.

"Las Tabletas de Colores"

La primera presentación del color que se le da al niño, es por medio de seis tabletas de color: dos rojas, dos azules y dos amarillas. Todas las tabletas tienen el mismo tamaño, forma y textura y se encuentran dentro de una caja pequeña. Sólo se diferencian por el gran contraste en el color. En este ejercicio, el niño aparea las tabletas y aprende los nombres correspondientes. Este es un ejercicio muy sencillo con el que trabajan los niños más pequeños del salón

La dificultad de este ejercicio se aumenta, aumentando más pares de colores. El niño apareará finalmente once pares diferentes de tabletas de colores

"Graduación de colores"

Como siguiente paso en este ejercicio, los niños usan una caja conteniendo ocho diferentes tonalidades de ocho colores diferentes. Las tonalidades de cada color están graduadas, de la más clara a la más obscura. El niño debe distinguir la intensidad de las tonalidades de cada color y colocar las tabletas en orden: de la más clara a la más obscura. Cuando se termina el ejercicio, el arreglo de todas las tabletas da la impresión de un lindo arco iris que atrae mucho la atención de los niños.

Esta actividad pude variarse de la siguiente manera: la guía selecciona una tableta, y le pide al niño que traiga de la caja una más obscura o una más clara. Este no es un ejercicio fácil, pero hay muchos niños que son capaces de hacerlo con certeza después de haber trabajado con las tabletas por varios meses. Al enseñarles a los niños a estar conscientes de las diferencias en colores, se están preparando para futuras observaciones científicas, observaciones en el arte, en la apreciación del arte, en la decoración, y en muchas otras actividades

"Las Botellas Térmicas"

El material para reconocer las diferencias en temperatura consiste en seis pequeñas botellas de metal que la guía prepara cuando el niño está listo para recibir la presentación. Se llenan dos botellas con agua fría, dos con agua tibia, y dos con agua caliente. Ya que las botellas son todas iguales, el niño las aparea tocándolas todas, y después las gradúa de la más fría a la más caliente.

"Las Tabletas Báricas"

Este material sensorial consiste en una caja conteniendo tres grupos de tablitas de madera, cada grupo varía ligeramente en su peso. Las tabletas varían también en color; es por eso que el niño efectúa este ejercicio con los ojos vendados. Esto elimina las diferencias visuales y permite al niño agrupar las tabletas por peso, pesándolas en la punta de los dedos. El niño mezcla primero dos de los grupos y trata de separarlas en dos montones, de acuerdo con los términos: ligero y pesado. Posteriormente se aumentará la dificultad del ejercicio cuando se mezclan los tres grupos. El niño puede corregir su propio trabajo quitándose la venda de los ojos, y viendo si todas las tabletas del mismo color están en el mismo grupo.

"El Arte de Escuchar"

El arte de escuchar atentamente se merece cultivar para toda la vida. Muchos niños hoy en día tienen la costumbre de “desconectarse” de este mundo tan ruidoso. No hacen ningún esfuerzo por distinguir los miles de sonidos que asaltan sus oídos, y así se retiran de las muchas oportunidades de aprender.

Escuchar atentamente es una preparación vital para la lectura. Son varios ejercicios o juegos sensoriales que ayudan al niño a concentrarse en sonidos determinados. En uno de los juegos, el niño se venda los ojos y se le pide que identifique los diferentes sonidos del salón de clases, como el ruido de una ventana al abrirla, cerrar una puerta, cerrar un libro, o verter agua. En otro juego, el niño trata de identificar las voces de sus compañeros sin verlos.

"Los Cilindros de Sonido"

Para ayudar al niño a distinguir las diferentes intensidades del sonido, se diseñó un material que consiste en un grupo de seis cilindros de madera al natural con tapaderas rojas. Cada cilindro contiene una pequeña cantidad de diferentes substancias como: sal, arroz, u otra clase de semillas secas. Los sonidos que éstos producen cuando el niño los mueve varían en intensidad – de suave a fuerte. Este grupo de cilindros tiene otro que le corresponde pero con tapaderas azules. Cada cilindro en el primer grupo tiene un compañero en el segundo grupo y ambos producen el mismo sonido. El niño tiene que encontrar los pares, escuchando cada uno y aparearlos. Posteriormente graduará los cilindros, del sonido más fuerte al más suave.

"Las Campanas"

Otra de las cualidades del sonido que le es interesante al niño es el tono. Para aislar esta cualidad se diseñó un grupo de campanas: unas tienen base blanca y otras base negra, y corresponden a las teclas blancas y negras del piano. Las campanas son todas iguales con excepción del tono. El tono se escucha cuando el niño las toca delicadamente. También forma parte de este material otro grupo de campanas con base café, y sus tonos corresponden a los de las campanas blancas y negras. El ejercicio consiste en aparear las campanas negras y blancas con las correspondientes de base café. Posteriormente el niño las organizará de acuerdo con la escala regular y la de semi-tonos.

La guía empieza por presentarle al niño dos pares de campanas que presenten una gran diferencia en su tono. Cuando el niño ya las aparea sin problema, la guía va aumentando el número de pares para que el niño trabaje. Conforme vaya disminuyendo el contraste de los pares, el ejercicio se va haciendo más interesante. Algunas veces los niños llegan a componer pequeñas melodías usando nueve o diez campanas. Este tipo de preparación auditiva es muy bueno para aquellos que en un futuro sigan con el estudio musical.

"El Arte de Sentir"

Al niño le gusta tocar todo. Las experiencias de su mundo le llegan por medio de las manos al ir investigando su medio ambiente. El niño puede usar el sentido del tacto de una manera más efectiva cuando tiene los ojos vendados. Esto elimina la posibilidad de que el niño reconozca un objeto visualmente, retándolo a reconocer algo con los dedos.

En el aula Montessori, el niño empieza las actividades táctiles con la Bolsa Misteriosa. Esta es una bolsa que contiene una colección de objetos familiares para el niño, como una taza, una tapadera, una cuerda, una pelota, etc. El niño toma cada objeto y lo nombra sin mirarlo.

"Haciendo pares con diferentes texturas de papel de lija"

Más adelante se le presentarán las Tablas de Áspero y Liso, que le ayudarán a diferenciar una superficie áspera de una lisa.

Posteriormente, dentro de los ejercicios para el desarrollo del tacto, el niño trabaja con un grupo de ocho tablitas con papel lija, que le ofrecen cuatro diferentes texturas de esta clase de papel, Las tendrá que aparear y después graduar de las más áspera a la más lisa. Esta actividad prepara al niño para el uso de las Letras de Lija que describiremos más adelante.

"Las Telas"

Un ejercicio paralelo para la educación del tacto consiste en una caja que contiene varios pares de tela de diferentes materiales como: lana, franela, seda, algodón, terciopelo, encaje, etc. En este ejercicio, el niño revuelve todos los pares, se venda los ojos, e identifica los pares sintiéndolos. El niño puede corregir él mismo su ejercicio, quitándose la venda y viendo si sus pares son iguales. Mientras el niño trabaja con este material, puede ir aprendiendo los nombres adecuados de cada tela; dándole así la oportunidad de ampliar su vocabulario durante los años del período sensible para el desarrollo del lenguaje.

"Preparación sensorial para la escritura"

Muchos de los ejercicios sensoriales, por su misma naturaleza, contienen una preparación indirecta para el aprendizaje académico. Por ejemplo, el niño que ha aprendido a escuchar atentamente podrá percibir las diferencias tan sutiles en los sonidos de las letras. También los materiales geométricos son de gran importancia porque ayudan al niño a concentrarse en las diferentes formas.

"Los Sólidos Geométricos"

Ya que la formas la característica que define a cada letra del alfabeto, se diseñaron varios ejercicios sensoriales para que el niño aprenda a enfocar esta cualidad: los Sólidos Geométricos, para empezar. Este es un grupo de sólidos de madera, todos del mismo color y textura, aproximadamente de la misma medida, pero que se diferencian uno del otro en su forma. El grupo incluye el cubo, la esfera, el cono, el cilindro, la pirámide, el prisma rectangular, y el prisma triangular.

Los niños aprenden a reconocer estas formas tomándolas en sus manos, mirándolas cuidadosamente y jugando en grupo, tratando de identificarlos mientras uno tiene los ojos vendados. También aprenden a relacionar los sólidos con objetos de su medio ambiente, por ejemplo: la esfera es como una pelota, el cilindro es como un vaso, el cono es como un barquillo de nieve, etc.

Una parte muy importante de esta actividad es la formación de vocabulario nuevo. Los niños adoran las palabras raras, y por esta misma razón disfrutan al pronunciar palabras como “cilindro”, “pirámide” y “prisma rectangular”. Es más fácil para los niños aprender lo que es una pirámide o una esfera si tienen la oportunidad de tocarlos, ya que si no lo hacen de esta manera, más tarde tendrán dificultad en aprender estas figuras si se les presentan de una forma abstracta. Cuando estos niños estudien geometría en un futuro, tendrán el vocabulario necesario basado en representaciones concretas.

"El Gabinete Geométrico"

El Gabinete Geométrico presenta al niño las figuras geométricas planas. El gabinete está formado de seis cajones con resaques de madera representando los diferentes tipos de triángulos, diferentes tamaños de rectángulos, diferentes polígonos, diferentes tamaños de círculos, figuras irregulares de cuatro lados y varias figuras limitadas por líneas curvas. Cada resaque tiene una pequeña perilla en el centro de la figura, que permite al niño moverla de su marco fácilmente. El niño trabaja con este material como si fuera un rompecabezas.

Posteriormente, el niño aparea las figuras de madera con las mismas figuras impresas en tarjetas individuales, que se agrupan en tres: el primer grupo de tarjetas tiene la superficie de cada figura en azul; el segundo grupo tiene el perímetro de las figuras trazado con una línea azul gruesa; y el tercer grupo tiene el perímetro de la figura trazado con una línea azul muy delgada.

Conforme el niño va apareando las figuras de madera con estos tres grupos de tarjetas, va haciendo la transición gradual de la figura sólida a la figura trazada con un lápiz. Esta es una preparación indirecta al reconocimiento de las diferentes formas de las letras y números.

"Los Triángulos Constructores"

Los triángulos constructores son triángulos de madera en colores brillantes, que el niño coloca como si fueran partes de un rompecabezas. Cada triángulo tiene en uno, dos o los tres lados una línea negra pintada, que ayuda al niño en la construcción de varias figuras limitadas por líneas rectas. Cuando las figuras ya están formadas, el niño puede ver que están realmente formadas por triángulos. Se pueden formar figuras geométricas con dos triángulos. El triángulo en sí muestra una composición interesante. Se pueden hacer formas con dos, tres y cuatro triángulos.

"Los Bloques de Cilindros"

La preparación indirecta para la técnica motora de la escritura empieza cuando el niño trabaja con los Bloques de Cilindros. Estos son cuatro bloques de madera alargados. Cada bloque contiene diez resaques en forma de cilindro, que son manipulados por medio de una perillita en la parte central superior de cada uno. Los cilindros varían en diferentes graduaciones de profundidad y diámetro

Primero, el niño trabaja con un bloque. Saca todos los cilindros, los revuelve, y después los vuelve a colocar en sus lugares respectivos. El ejercicio tiene su control de error porque cada cilindro encaja perfectamente en cada espacio. Posteriormente el niño trabaja con dos, tres, y hasta con los cuatro bloques al mismo tiempo. Finalmente, el niño efectuará todo el ejercicio mientras tiene los ojos vendados.

Esencialmente, éste es un ejercicio sensorial en la discriminación de tamaños; sin embargo, es también una actividad sensorial muy importante, porque el niño toma la perillita de los cilindros con los mismos tres dedos que usará para tomar el lápiz. Cada vez que el niño trabaje con este material, obtiene control en los músculos de los dedos que usará para la escritura. Otros materiales existentes en el aula Montessori que persiguen el mismo propósito son: los resaques del Gabinete Geométrico y las piezas de los mapas rompecabezas de Geografía.

^arriba

Lenguaje

Colegios Montessori Colegios Montessori Colegios Montessori

Propósitos

Áreas a Trabajar

Mas información...

Los materiales que se diseñaron para Montessori, ofrecen al niño la oportunidad de aprender la forma y sonidos de las letras de una manera completamente independiente del perfeccionamiento de la habilidad motora. Por lo tanto, el niño en el aula Montessori aprende a escribir no sólo escribiendo, sino realizando un número de actividades estructurales con propósito, que preparan al niño directa e indirectamente para la escritura.

"Aprendiendo la forma de las letras con las letras de lija"

El niño empieza a aprender las letras del alfabeto usando las Letras de Lija. Cada letra del alfabeto está trazada en lija en tablitas de madera individuales: las vocales en tablitas azules y las consonantes en rojas. La guía le enseña al niño como trazar la letra con dos dedos, siguiendo la misma dirección en la que se escriben.

El uso de este material proporciona al niño tres impresiones al mismo tiempo: ve la forma, siente la forma, y escucha el sonido de la letra que tiene delante de él, cuando la guía lo pronuncia en la presentación. El hecho de que la letra esté formada de papel lija, y no de tinta, invita al niño a trazar la forma. Este es un paso muy importante en el aprendizaje de la escritura. La repetición de este ejercicio fija el camino a seguir en el trazo de cada letra en la memoria muscular del niño.

"Aprendiendo los sonidos de las letras con las letras de lija"

En el aula Montessori, el niño aprende los sonidos fonéticos de las letras antes de aprender los nombres de las letras en orden alfabético. Los sonidos fonéticos se enseñan primero, porque son los sonidos que el niño oye en palabras. Por ejemplo, un niño puede oír la “t” al principio de la palabra tela. El niño no oye el sonido alfabético “te”.

El niño se percata por primera vez de estos sonidos fonéticos cuando la guía le presenta las consonantes con las Letras de Lija. Por ejemplo, cuando se presenta la letra “m”, la guía produce el sonido “mmmmmm” y no dice “eme”: La guía cita ejemplos de palabras que empiecen con la letra “m”, tales como “mamá”, “mano”, etc. Después el niño repite el sonido y cita sus propios ejemplos de palabras que empiecen con “m” como “mono” o “mesa”

En la primera introducción de las vocales, la guía pronuncia sus sonidos y cita ejemplos que empiecen con esas palabras como “asa”, elefante”, “imán”, “oso”, ”uva”. Tan pronto como el niño aprenda las vocales y unas cuantas consonantes, empezará a construir palabras cortas

"Perfeccionando la habilidad motora con los resaques metálicos"

El niño en el aula Montessori aprende a controlar el lápiz iluminando la superficie de figuras trazadas –una actividad que no le causa cansancio porque le gusta. Para trazar el contorno o perímetro de las figuras, el niño usa el material llamado Resaques Metálicos o Inserciones de Metal. Son diez resaques; cada uno representa una figura geométrica diferente. Después de seleccionar una figura y trazarla en papel, el niño la llena, iluminando su superficie con el lápiz de color que haya escogido.

Al principio, sus trazos no son perfectos y se extienden más allá del contorno. Poco a poco se van uniformando y el niño aprende a mantenerlos dentro del límite. El progreso en el control muscular puede notarse comparando los diseños del niño semana a semana y de un año para otro. Finalmente, el niño trabajará sobreponiendo dos o tres figuras a la figura original haciendo su diseño más elaborado. Cuando este diseño se completa, asemeja una ventana de vidrio soplado.

Los diseños que hacen los niños usando los Resaques Metálicos, muestran el progreso de esta actividad

Aunque el trabajar con los Resaques Metálicos proporciona al niño la oportunidad de experimentar con color y diseño, no se considera como parte del arte creativo. Crayolas y pinturas no se usan en esta actividad porque el propósito es siempre obtener control del lápiz.

"Escritura"

En algún momento, durante los años que el niño pasa en un salón de clases Montessori, algo extraordinario sucede. Después de trabajar por un tiempo con los Resaques Metálicos y con las Letras de Lija, llega el día en que el niño puede formar palabras con su lápiz. A este fenómeno se le llama: “la explosión de la escritura”.

Cuando la escritura comienza de esta manera tan espontánea, el niño se ahorra muchas horas tediosas de esfuerzo forzado. Escribir es divertido porque él ya tiene control; la repetición que necesita para desarrollar limpieza y estilo no le cansa.

"De la escritura a la lectura, construcción de palabras"

El niño pequeño tiene una sensibilidad natural para el desarrollo del lenguaje, que continúa en los años que siguen al aprendizaje de su lengua materna. El niño de 3,4 y 5 años tiene una verdadera fascinación por las palabras, tanto habladas como escritas. Esta fascinación muchas veces le permite empezar a leer y a escribir antes de la edad en que se le enseña tradicionalmente.

La presentación individual de los materiales Montessori dentro del aula permite que la guía aproveche los períodos de interés de cada niño. La instrucción en la lectura puede empezar el día en que el niño quiera saber lo que dice cierta palabra, o cuando muestre interés en las Letras de Lija. La escritura –o la construcción de palabras con el alfabeto movible- casi siempre anticipa a la lectura dentro del ambiente Montessori.

"El Alfabeto Móvil"

Después de que el niño haya aprendido las Letras de Lija, ya está listo para formar palabras con el Alfabeto Móvil. La guía prepara para esta actividad una bolsa con juguetes representando palabras sencillas como: tina, pan, cama, mesa, pito. Primero, el niño selecciona el objeto, por ejemplo: cama, y pronuncia su nombre muy despacio, casi deletreándolo: c-a-m-a. Después, selecciona la letra que representa el primer sonido y coloca junto al objeto en el tapete de trabajo. Y así continúa, seleccionando cada letra de cada sonido, hasta terminar la palabra

El niño se refiere a esta forma de construir palabras como escritura . El hecho de que esté manipulando material en esta etapa es importante, porque todavía se concentra mejor en algo que esté haciendo con sus manos.

Generalmente, el niño continúa formando palabras por un período bastante largo. El aula le ofrece una gran variedad de objetos pequeños además de fotografías que puede usar para formar sus nombres. Gradualmente se va aumentando la dificultad de las palabras; es decir, las palabras se van haciendo más difíciles, por ejemplo: empezó con la palabra “pato” y ahora tendrá que escribir “plato”

"Haciendo pares con palabras y tarjetas"

La lectura sigue naturalmente después de los ejercicios para la construcción de palabras. Después de hacer listas de palabras por varios días y hasta semanas, el niño llega a darse cuenta poco a poco que puede volver a leer las palabras que escribió primero en la lista. Sin embargo, el pronunciar las palabras que él mismo construyó no es realmente leer. Leer implica entender las palabras que otra persona haya construido. La oportunidad se le presenta cuando aparea un grupo de objetos con un grupo de tarjetas en donde los nombres de estos objetos se hallan impresos. Para que el niño coloque correctamente las tarjetas junto a cada objeto, debe leer la palabra de la tarjeta. Posteriormente apareará las tarjetas con la figura del objeto y las palabras –todavía usando sus manos mientras efectúa una percepción visual.

"Las tarjetas de órdenes"

Los verbos se le presentan al niño por medio de un grupo de tarjetas rojas, que tienen impresas una sola acción en cada una. Los niños disfrutan mucho este ejercicio porque tienen que ir actuando la acción conforme van leyendo cada tarjeta. Palabras como: “camina” , “corre”, “brinca”, forman parte del primer grupo de tarjetas. Más adelante las órdenes se van complicando más: “Camina hacia la puerta”, “Abre la ventana”. La guía aumenta la dificultad de las órdenes de acuerdo con el progreso del niño.

"Combinación de consonantes y dificultades ortográficas"

Para construir palabras que contengan una combinación de consonantes o una dificultad ortográfica, los niños usan dos alfabetos móviles, de diferente color cada uno. Cuando hablamos de una combinación de consonantes nos referimos por ejemplo a la “ch” como en “chango”, “bl” como en “blusa”. Cuando el niño empieza a formar esta clase de palabras, usa un alfabeto de un color para formar la combinación y con el otro alfabeto forma el resto de la palabra. Cuando el niño trabaja con la “ll”, forma palabras como “gallo", “llama”, “calle”, “llora”, “valle”, “pollo”. Cada vez que forma la “ll” con el alfabeto amarillo, por ejemplo, el resto de la palabra la forma en verde.

Para formar palabras con dificultad ortográfica, el niño sigue el mismo proceso que el anterior, seguido por pequeños libritos que tienen escritas palabras (con la dificultad ortográfica que está estudiando) en cada página. La dificultad ortográfica está resaltada en un color diferente al resto de las letras en la palabra. El librito ilustrado “ce” tendrá en la primera página “celo”, en la segunda página “ceja”, “cepillo” en la tercera, y así sucesivamente. En el aula Montessori contamos con un librito para cada dificultad ortográfica

"Desarrollo de la lectura"

Poco a poco el niño va aprendiendo palabras más complicadas, palabras de dos y tres sílabas, trabajando con una variedad de ejercicios de lectura que le ofrecen la oportunidad de escoger entre ellos, y no por medio de la repetición monótona de uno solo. También el niño tiene a su disposición una gran variedad de libros que le ayudarán a practicar la lectura. Se le anima a leer a cada niño acerca de cosas que le interesen sin dejar de seguir su propio ritmo.

Algunos niños empiezan a leer a los 4 años, otros a los 5 y unos hasta los 6, La edad no es tan importante como el momento propicio en que cada niño empieza a leer. Si un niño empieza muy pronto, puede suceder que no se le dé la libertad necesaria para continuar si se le obliga a esperar, su periodo de interés pasa, y pierde esa oportunidad dorada que es cuando él se siente impulsado por su entusiasmo natural. La libertad del aula Montessori permite que el interés de cada niño determine su progreso.

El interés del niño en la lectura nunca es sofocado por la monotonía; al contrario, se cultiva como el arma más poderosa de su futuro aprendizaje. Al niño no se le hacen preguntas como: “¿Por qué crees que la niña corrió?” que puede o no interesar al niño en ese momento. Se le anima a explorar los libros para obtener respuestas a sus propias preguntas, que pueden ser acerca de ranas, cohetes, estrellas o carros de bomberos.

^arriba

Matemáticas

Colegios Montessori Colegios Montessori Colegios Montessori

Propósitos

Áreas a Trabajar

Mas información...

Algunos de los ejercicios y materiales del área matemática son:

"Las Barras Numéricas"

En el aula Montessori, el niño tiene su primera introducción a los números por medio de un grupo de astas de madera rojas y azules, que representan las cantidades del 1 al 10.

La guía ayuda al niño a contar las secciones rojas y azules de cada asta conforme se van colocando en forma de escalera. El niño nombra el asta más pequeña “Uno”, a la siguiente “Dos”, y así sucesivamente. El asta número “Dos” se considera una unidad, sin embargo es igual a dos astas del número “Uno. Más o menos al mismo tiempo, el niño aprende los símbolos correspondientes a estas cantidades, trazándolos con los numerales de lija. La guía ayuda al niño a colocar cada uno de los numerales junto a la cantidad correspondiente.

Trabajando con este material, el niño tiene la oportunidad de descubrir muchos conceptos aritméticos. Por ejemplo: se coloca el asta “Uno junto al asta “Dos”, se dará cuenta que tiene la misma longitud que el hasta “Tres”. También puede darse cuenta de una división simple; por ejemplo: el asta número “Dos” cabe perfectamente tres veces en el asta número “Seis”,

De igual manera, el niño usa las astas para demostrar las varias combinaciones que son iguales al hasta número “Diez”. Coloca el asta “Uno” junto al asta número “Nueve”, el asta número “Dos” junto al asta número “Ocho”, el asta “Tres” junto al asta número “Siete”. El asta “Cuatro” junto al asta número “Seis” y el asta “Cinco se repite dos veces.

"La Caja de Husos"

La Caja de Husos es un ejercicio paralelo en la asociación de símbolos numéricos y cantidades. En este ejercicio los números conservan un orden fijo y las cantidades están sueltas. La caja de Husos está dividida, y cada una de las divisiones está marcada con los símbolos numéricos del 0 al 9. En una caja adicional se tienen 45 husos de madera. El niño coloca un huso en la división del número uno, dos husos en la del dos, y así sucesivamente. La primera división está marcada con el cero y ésta será la primera introducción que el niño tiene el cero. Generalmente, el niño intentará colocar un huso en esta división; pero tiene que aprender que el cero es igual a nada.

"Numerales y Fichas"

En este ejercicio encontramos que tanto símbolos como cantidades están sueltas, y ambas tienen que colocarse en orden. Primero, el niño arreglará los números de orden ascendente. Después tendrá que arreglar las fichas por pares debajo de cada símbolo. Cada número non tendrá una ficha sobrante al final de la columna. Este arreglo ilustra automáticamente los números pares y nones.

"Las Tablas de Seguin"

Para aprender los números del 11 al 19, el niño usa un material conocido como las Tablas de Seguin. Las Tablas tienen impresas el número 10 nueve veces – uno debajo del otro. Completando este material, tenemos números del 1 al 9 impresos en pequeñas tablitas. El niño forma el número 11 deslizando la tablita con el número 1 dentro del primer 10 en la Tabla, y lo coloca sobre el cero. Esto le demuestra al niño de una forma concreta que el 11 está formado por 10 más 1. Después forma el 12 deslizando el número 2 sobre el cero del segundo 10. La guía ayuda al niño con las palabras: once, doce, trece, etc. Otro grupo de Tablas enseña al niño los números 21 al 99.

Para formar las cantidades correspondientes en este ejercicio, el niño usa barras de perlas de color. Por lo tanto, las Tablas de Seguin se presentan generalmente después de que se le ha presentado al niño el material del Sistema Decimal, que será descrito posteriormente.

"El material de perlas doradas y el material de fracciones"

El material de Perlas Doradas, está diseñado para ilustrar el Sistema Decimal. La perla a la derecha representa la Unidad. La barra formada por 10 unidades representa la Decena. El cuadrado formado por 10 decenas representa la centena, y el cubo formado por 10 centenas representa la Unidad de Millar. Los niños ya conocen los términos cuadrado y cubo por medio de su trabajo con los materiales geométricos.

La guía explica a los niños que el contar grandes cantidades de unidades toma tiempo y esfuerzo; por lo tanto, cuando tengan 10 unidades las cambiamos por una barra de Diez o Decena. Cuando tengan 10 decenas o barras de Diez, las cambiamos por un cuadrado de cien o Centena, y cuando tengan 10 cuadrados de cien los cambiamos por un cubo de Mil o de Unidades de Millar.

El sistema nos muestra los números correspondientes impresos en tarjetas blancas. Cada una de las jerarquías está impresa en diferente color: las unidades en verde, las decenas en azul, las centenas en rojo, y las unidades de millar en verde otra vez, ya que vienen siendo unidades pero de millar (seguidas por Decenas de Millar, Centenas de Millar, etc.).

El Sistema Decimal se le presenta al niño por medio de tres ejercicios básicos: Primero, los niños forman cantidades con el material de perlas. La guía empieza con números sencillos; por ejemplo: “Tráeme 5 decenas y 7 unidades”. Más tarde los niños gozarán trayendo grandes cantidades como: 8 unidades de millar, 4 centenas, 3 decenas, y 7 unidades.

En el segundo ejercicio, los niños buscan las tarjetas que representan los números que la guía les pide oralmente, como 8 decenas y tres unidades; y finalmente aprenden a combinar los números con las cantidades correspondientes formadas con el material de perlas. Con las Tablas de Seguin, los niños aprenden a interpretar los números, como por ejemplo: 7 decenas y una unidad es igual a 71.

Las tarjetas con los números pueden combinarse de una manera muy interesante. Cuando la tarjeta con el número 1 se coloca encima de la del 10 se puede leer el número 11. Cuando el 11 se coloca encima de la tarjeta del 100 se puede leer 111 y cuando éstas a su vez se colocan encima de la del 1000 se lee 1111

"La Cadena del 1000"

La cadena del 1000 nos demuestra cómo se vería el cubo de la Unidad de Millar si se desbaratara y todas las perlas que lo forman se colocaran en una sola hilera. La cadena que en realidad está formada por 100 barras de Diez, se usa como un ejercicio para que el niño cuente de 10 en 10 hasta el 1000. Los números 10, 20, 30, etc. Hasta el 990 y el 1000, están escritos en pequeñas tarjetas en forma de flecha que el niño coloca junto a la perla correspondiente en la cadena, como se puede ver en la fotografía. Los niños se fascinan con esta cadena debido a que mide nueve metros y medio aproximadamente

"El Juego del Banquero"

Se le llama Juego del Banquero a cualquier ejercicio en que se requiera un intercambio de Perlas Doradas. A la gran cantidad de material que el niño usa en este juego, se le nombra el Banco. Los niños usan en banco cuando quieren cambiar unidades a decenas, decenas a centenas, centenas a millares, o viceversa. También usan el banco cuando suman, restan, multiplican o dividen con 4 números en el dividendo. Si dos niños quieren sumar, cada uno coloca una cantidad en una charola y selecciona las tarjetas correspondientes a esa cantidad.

Después juntan las dos cantidades en una charola más grande y seleccionan las tarjetas que representan el total.

Para restar, la guía coloca una cantidad grande con el material de perlas, más sus tarjetas correspondientes, en una charola grande. Después le da al niño una charola pequeña con un número escrito en una tarjetita. El niño “quita” esta cantidad de la colocada en la charola grande y toma en tarjetas pequeñas los símbolos correspondientes. La cantidad restante en la charola grande es el resultado. Con este ejercicio, el niño se da cuenta que al restar está disminuyendo una gran cantidad, dejando una cantidad más pequeña.

Cuando el niño aprende a dividir, se le enseña que dividir es compartir y que el resultado de la división es lo que una persona obtiene. Si se le presenta el problema 1294 dividido entre 3, le pide a otros tres niños que tomen una charola mientras él toma su cantidad con las perlas representando 1294. El empieza a compartir o a dividir su cantidad equitativamente entre sus compañeros empezando por el cubo del Mil. Ya que no puede dividir un solo cubo entre tres, el niño cambia en el banco el cubo de Mil por 10 cuadrados de cien o centenas. Ahora ya tiene 12 centenas, es decir, las 10 del cambio más dos que tenía de la cantidad original, y empieza a repartirlas entre los tres niños. Cada niño recibe 4 centenas. En seguida, divide las 9 barras de Diez o Decenas –cada niño recibe 3; y por último divide 4 unidades- cada niño recibe 1. Queda una unidad que no se puede dividir. La respuesta es lo que cada niño recibió: 431, con una unidad de residuo.

"El Material de Fracciones"

El niño pregunta algunas veces si una unidad se puede dividir. Esta ocasión es ideal para presentarle el material de fracciones que demuestra cómo una unidad puede dividirse en partes. Tenemos 10 círculos rojos. El primero es el entero. El segundo está dividido en dos mitades, el tercero en tres tercios, y así sucesivamente hasta los 10 décimos. Cada fracción tiene una perillita en el centro para facilitar su manipulación.

Este material le demuestra al niño concretamente que ¼ es más pequeño que ½., o que 5/5 son iguales a 10/10. Si toma el círculo que está dividido en mitades, quita una de esas mitades y coloca dos fracciones de ¼ cada una en el espacio de esa mitad, el niño se dará cuenta que 2/4 son iguales a ½. Se pueden demostrar muchas otras equivalencias fraccionarias con este material. Cuando el niño esté interesado, aprende a escribir los nombres de las fracciones y cómo hacer combinaciones simples.

"Operaciones Matemáticas"

En el aula Montessori, el niño no se sienta nunca a memorizar las tablas de la suma y resta, ni tampoco memoriza las tablas de multiplicar. Al contrario, el niño aprende las combinaciones necesarias para la memorización de las operaciones trabajando concretamente cada una de esas combinaciones. Cuando el niño quiere trabajar con Aritmética, se le da una hoja de papel con problemas sencillos. Operaciones similares se pueden trabajar con una gran variedad de materiales.

Esta misma variedad es la que le da al niño la oportunidad de repetir un concepto cuantas veces sea necesario, manteniendo siempre su interés. Conforme va memorizando las tablas de la suma y la multiplicación, va entendiendo realmente lo que significa cada operación. Dentro del Aula Montessori encontramos muchos materiales que pueden usarse para sumar, restar, multiplicar y dividir.

"La Escalera Corta"

La Escalera Corta representa cantidades del 1 al 10 en colores fáciles de reconocer. Una sola perla roja representa 1, Una barra de dos perlas verdes representa 2. Una barra de tres perlas rosas representa 3, y así sucesivamente hasta llegar a la barra de diez perlas doradas representando 10. Si un niño desea sumar 3 + 5, coloca la barra rosa del 3 junto a la barra del 5 y cuenta todas las perlas escribiendo posteriormente el resultado: 3 + 5 = 8.

"El material de cuadrados y cubos" (el gabinete de perlas)

El mismo patrón de colores se usa para las perlas que forman los cuadrados y los cubos del 1 al 10. Por ejemplo: 62 está representando por 36 perlas de color violeta, todas juntas formando el cuadrado. 63 está formado por 216 perlas violetas que juntas forman el cubo. El cuadrado de 6 también se representa por una cadena formada por 6 barras de perlas violeta, el cubo por una cadena de 36 barras de seis. Las cadenas se usan para contar salteando (en este caso para contar de 6 en 6), y para aprender los cuadrados y los cubos de los números del 1 al 10.

"Multiplicación"

Las barras de perlas de colores también se usan para multiplicar. Si un niño tiene, por ejemplo: 6 X 4, toma seis barras del cuatro, o sea con cuatro perlas amarillas, y las coloca en un pequeño tapete. Cuenta el total de perlas y escribe su resultado: 6 X 4 = 24. Cuando el niño trabaja con este material, entiende lo que quiere decir multiplicar, que en este caso fue tomar el 4 seis veces.

"Resta"

El niño puede usar unidades ((perlas sencillas) para efectuar una resta simple. Para resolver el problema 9 – 3, coloca 9 unidades en un tapetito de fieltro y quita tres de las unidades. Cuenta las perlas restantes y escribe su resultado: 9 – 3 = 6.

Muchas veces el niño aprenderá las combinaciones de la resta colocando simplemente los términos de la suma en diferente orden: 4 + 4 = 8; por lo tanto, 8 – 4 = 4.

"El Tablero de la División"

Para resolver divisiones simples se usa un tablero en forma cuadrada, pinitos y perlas verdes. Los pinitos verdes representan el divisor o el número de gente a quienes se les distribuye la cantidad. Para resolver 20 : 4 , el niño coloca cuatro pinitos en la parte superior del tablero y después empieza a distribuir las veinte perlas entre cada uno de ellos. A cada uno de los pinitos le tocaron cinco perlas. Escribe 20 : 4 = 5, ya que el resultado de la división es siempre lo que la unidad obtiene.

"Materiales Adicionales"

Siempre se tienen disponibles actividades paralelas en la suma y resta para aquellos niños que ansían usar material diferente. Entre algunas de estas actividades podemos citar los Tableros de Memorización, el Juego de la Serpiente, el Juego de los Puntos, y El Juego de las Estampas. También se tienen disponibles varios tableros para la multiplicación cuando el niño esté listo e interesado.

El niño puede efectuar una suma simple con el tablero con astas de color rojo y azul que están graduadas en diferentes largos, representando las cantidades del 1 al 9.

En el tablero de forma cuadrada, los niños colocan todos los productos de las tablas de multiplicar desde 1 X 1 hasta 10 X 10.

^arriba